El escenario parecía una bestia daliniana erigida en medio del páramo. De un lado, cientos de miles de personas. Del otro, un puente hacia la nada venezolana. Encima, Sir Richard Branson, con su pelo albino revuelto por el sol y la sal y una vida de aventura y de placer. Un tipo galáctico y feliz. […]