El marqués de Leguineche, moribundo imaginario, gesticula desde su cama de caoba: «Que vengan todos, que tengo que perdonarlos. Y que venga también el servicio, que estas cosas le gustan mucho». La Escopeta Nacional es un prodigio cognitivo: pocas cosas causan más placer, al servicio y a los señores, que las malas noticias. El pesimismo […]