La plaza central de Alsasua ya no olía a mierda cuando llegamos. Dos voluntarios de la plataforma España Ciudadana se habían encargado de cubrir la pila de estiércol que un hospitalario grupo de aborígenes había depositado en el quiosco, ayer reservado para la prensa. Tampoco estaban las cuatro estacas que habían clavado sobre el […]