El dictador suele levantarse tarde. Si hay que quitarse el chándal, se lo quita, pero si no es tontería. Después de almorzar, y a veces antes y mucho después, se postra en el sofá a ver la tele. La tele le gusta mucho, sobre todo algunos programas españoles que todavía llegan a esta Venezuela en […]