Nevaba sobre los suburbios de Madrid con saña soviética. Una larga fila encogida bajo paraguas negros esperaba con impaciente devoción frente a la garita. Era ya de noche y no se distinguían sus caras ni su edad ni su sexo. Pensé: son los cadáveres del Gulag ártico, liberados de su sepulcro de hielo. Y me […]