Como ¡feliz semana de la Constitución! no ha estado mal. Irrumpió el nacionalista Vox. Los barrabravas de Podemos y el separatismo se tiraron a la calle. Torra cargó contra los Mossos. Los jueces suplicaron a Sánchez un mínimo de amparo. Y la delegada Cunillera dijo que “la voz contra la convivencia en Cataluña la representan PP y C’s.” En el resto de Europa la razón también avanzó, desbocada. El Brexit entró en fase shitstorm. Y Francia, en modo 68, revolución gagá: “Rompámoslo todo, que paga papá”. Ciertamente, no son tiempos constructivos. Y, sobre todo, no son tiempos fraternos. De ahí la obligación de reconocer a un hombre como Mario Vargas Llosa. Es lo que quise hacer en la entrega del premio anual del think-tank Civismo, con este texto que copio y pego.

 

Continue Reading