Menu Close

Category / Blog

Justicia somos todos

El 16 de abril de 2015, a mediodía, unos colegas del diario El País le dijeron a la mujer de Rato: «Vete a casa, van a detener a Rodrigo». En el portal del edificio esperaban ya otros periodistas, afilando el ángulo y los adjetivos. Alguno de ellos confesaría después que el origen del chivatazo había sido el gabinete de la vicepresidenta del Gobierno: «Nos avisó María Pico». Do ut des. La policía llegó sobre las cinco y, con ella, el shock y el share. Ninguna imagen refleja mejor la percibida podredumbre española que la del ex ministro de Economía y vicepresidente del Gobierno cazado por el cogote. Pero la acusación que justificó su enfática detención —el delito de alzamiento de bienes— decayó a los quince días: la Audiencia Provincial de Madrid nunca la asumió. Más prudente —pusilánime, diría el justiciero—, prefirió ceñirse a los hechos. Los indicios de fraude fiscal habían sido aireados por el propio ministro de Justicia en prime time. Rato se había acogido a la amnistía de Montoro. Es decir, previamente había defraudado a Hacienda y Hacienda somos todos. Un oprobio para España y especialmente para el Partido Popular.

Continue Reading

Uno, dos, uno, dos

El sábado, Sol. El domingo, Ferraz. El lunes, Cibeles. Y todos los días, Las Ventas. Hay semanas en que Madrid es pura luz y delirio, in crescendo. El acto de esta tarde en el ayuntamiento de —posesivo—Carmena viene precedido por unas delicadas manifestaciones del siempre sugestivo Homs: «Hemos declarado la guerra democrática (sic) a España y tenemos la oportunidad de ganarla. No hay marcha atrás. En términos bélicos esto ya es: ¡a la carga!». El inhabilitado Homs es un soldadito de plomo. Pero los periódicos anuncian la llegada del presidente Puigdemont a Madrid con una «oferta» bajo el brazo. Imaginativa. Irresistible. La ultimísima, eh. Ya han encargado las urnas para el referéndum de secesión. Ya han filtrado la fecha. Ya han retorcido el reglamento del Parlamento catalán para imponer la desconexión por la vía de urgencia. Pero qué dialogantes son. La prueba es que hoy también intervendrá Sancho Junqueras, el interlocutor de la vicepresidenta del Gobierno en la prodigiosa Operación Diálogo, su esperanza en blanco. Aunque la estrella será, cómo no, Pablo Iglesias, el flamante candidato a la presidencia de la nueva Yugoslavia. Un político Maduro. Un rebelde subvencionado. Un patriota centrifugador. Cuatro reaccionarios y algunos demócratas, como Boadella, se han puesto nerviosos. Pero tranquil, Albert, tranquil. El Estado está en perfecto estado para hacer frente al desafío. Y si no, mira sus poderes.

Continue Reading

Periodismo de élite

Al día siguiente de la proclamación de Trump como presidente fui a visitar, de rodillas, el Newseum, el museo de las noticias. Sus siete plantas son un recorrido por la historia del periodismo y de la libertad. Las mejores portadas desde Gutenberg, una sala dedicada al movimiento de los derechos civiles, otra al 11-S y, en un muro teatralmente iluminado, esta frase de Lincoln: «Dejad que el pueblo conozca los hechos y la nación estará segura». Pensé en POTUS, claro. Pero también en España.

Si una democracia son sus periódicos, la española cruje por la base. Ningún periódico vende al número ya más de 100.000 ejemplares, mientras su sustituto no acaba de nacer. Por sustituto me refiero a una herramienta capaz de buscar la verdad, denunciar la mentira y ordenar un mundo cuya complejidad habría estremecido a Lippmann. La digitalización y las redes sociales no son sinónimos de democracia y libertad. A veces incluso sirven a sus enemigos. Pero como la autoflagelación es una vulgaridad, vamos a ser constructivos.

Continue Reading

Older Posts