Con Juan José Sebreli y Mario Vargas Llosa en el mítico café La Biela de la Recoleta porteña.

Abajo, también mi madre y Marcelo Gioffré.